lunes, 15 de febrero de 2010

Los Goya 2010. Otro tostón de gala.

Ya tenemos los premios de la Academia Española y como siempre hay opiniones para todos los gustos. Es difícil valorar justamente unas producciones que han supuesto años de trabajo y a veces se valoran algunos aspectos intangibles que escapan a nuestra comprensión (esto vale para los Goya, los Oscar y cualquier otro certamen de este tipo). Tampoco es justo que se valore igual una producción que tiene un presupuesto astronómico que otra que se ha rodado casi sin medios pero la vida también es injusta y en futbol el Barça y el Madrid ganan porque tienen más dinero y fichan a los mejores pero no son los mejores en gestionar sus recursos, otros hacen más encaje de bolillos. Como no he visto todas las películas no puedo juzgar con total equidad pero este año me parecen bastante lógicos los galardones en general. Celda 211 es una producción atípica y hecha con mucho nervio y creo justo que se haya llevado 8 galardones. Ágora tiene una puesta en escena sensacional y también son merecidos todos sus 7 premios, casi todos en el apartado técnico y como quizás no quedara del todo redonda en otros aspectos se ha tenido que conformar con ese segundo puesto de honor. Como entre ellas se han llevado un total de 15 goyas, el resto de filmes apenas ha repetido y (sin ver algunas como ya he advertido) me parece más o menos correcto. Aunque yo en particular y alguno de los seguidores del blog en general somos bastante "almodovarianos" me parece que Los abrazos rotos dejaban bastante que desear, quizás también porque de él esperamos algo superlativo, que dicho sea de paso no es del todo justo pero como he dicho antes: la vida es así. También he visto Gordos y me parece una buena película para pasar el rato pero no mucho más. Dejo un comentario más exhaustivo a quién haya visto algo más y pueda hablar con conocimiento de causa pero quiero reiterar que en general me han parecido más o menos bien. Lo que no puedo dejar pasar es el espectáculo ridículo de la gala que nos tenemos que tragar. Es imperdonable que algo que representa a la fábrica de sueños esté tan encorsetado y parezca una función de colegio. Definitivamente no saben mantener la atención durante más de dos horas y eso que ahora son sin publicidad por primera vez. Tampoco se dan cuenta de que al espectador le importa un pijo la mamá o el papá del galardonado de turno, sus primos del pueblo o los amigos que ha tenido en el colegio. Eso es más propio del Diario de Patricia o de unos pueblerinos que no han visto nunca una cámara y aprovechan para saludar. Son gente muy profesional (en principio) y tendrían que regalarnos alguna anécdota técnica o algún secreto del rodaje. Pero como son así de tontos yo quitaría los micrófonos y que simplemente salieran a recoger el premio, saludaran con la mano y se fueran a sus asientos. Es curioso pero muchos de ellos que se supone que tienen un gran don de la palabra, luego resulta que sin guión son muy ñoños y dicen cosas menos interesantes que un futbolista cuando acaba un partido. Además esos saludos paletos no creo que estén de acuerdo con la solemnidad que se supone a una gala anual de ese calibre (no vemos esas tonterías en los premios Principe de Asturias, en los Nóbel...) El conductor del evento, Buenafuente, estuvo al nivel más o menos habitual de sus monólogos aunque un poco más limitado por esa solemnidad comentada. El discurso del presidente, que suele ser otro tostón, fue por una vez muy interesante. Alex de la Iglesia huyó del victimismo de los últimos años (que si la piratería, que si las cuotas, que si nos invaden los americanos, que si nos tienen que ayudar más, que si somos unos pobrecitos que nos vamos a morir de hambre, que si hemos de apoyar a la SGAE, bla,bla,bla) y metió caña a la propia industria cinematográfica (¿la hay aquí?) para que se dejasen de zarandajas y se pusieran a trabajar duro, dando lo mejor de sí mismos y respetando al espectador. Un diez en valentía, sí señor. En fin, recomiendo ver los premios al día siguiente en los diarios o internet porque ver la gala no aporta absolutamente nada ¡Qué pena de creativos!

6 comentarios:

Diego dijo...

Opiniones de todo clase... creo que si lo dices tu es por algo, mo nadamos para hablar al voleo

que etes muy bien, un Abrazo

Au revoir & Adio

Las mujeres de la casa azul dijo...

De acuerdo en que las aportaciones de los ganadores, debe ser por la emoción aportan poco y son bastante sosos.. los premios justos por una vez.. y lo de Almodovar y su divismo fatigante.. dejé de ser almodovariana hace mucho tiempo, justo cuando se empezó a creer tanto y a repetirse como el ajo.. un saludo.
Ico

JAVI dijo...

Los divismos exagerados no son buenos. Estoy bastante de acuerdo contigo, Ico.

Sr Nocivo dijo...

Pues la verdad es que quitando los discursos de la mayoría de los ganadores la gala, con sus altibajos, estuvo bastante bien: Buenafuente estuvo divertido y su encuentro con Rosa Mª Sarda fue enorme. Me reí mucho con el vídeo del principio y con el falso trailer de "Movida en la 211" y me gusto el discurso de Alex De la Iglesia, aunque me asuste al ver el plano de Gonzalez Sinde al final del mismo.

En fin que creo que en muchos aspectos la gala fue correcta y me encanto los premios que gano y me alegro el premio para "La Dama y la Muerte".

JAVI dijo...

Es verdad, Sr. Nocivo, que no estuvo tan aburrida como otras veces y que algunos momentos tuvieron su gracia. Ya he dicho en la entrada que Buenafuente estuvo bien, que el discurso de Alex también fue interesante y que hubo unos cuantos momentos graciosos (algún video con participación de los actores) y también estelares o significativos (Rosa Mª Sardà, Pedro Almodóvar...) Lo que pasa es cuando uno critica tiene que poner especial acento en lo que le ha parecido mejor y peor, y lo que tú llamas "SOLO LOS DISCURSOS DE LOS PREMIADOS" es en realidad casi la mitad de la gala. Pero la verdad es que sí, que ha habido años mucho peores.
Saludos.

The Eternal Blog dijo...

Por mi parte sigo sin entender (al menos de modo no comercial) la presencia de "El secreto de sus ojos", y me quedé a cuadros con el goya a actriz revelación, cuando cualquiera de las del resto lo merecía como ninguna otra, y más para impulsar el talento que hay en España. No quiero decir que Soledad Villamil, que está genial en la pelicula de Campanella, no lo merezca, pero quizá no eran estos premios su sitio.

Otra cosa más, que eché mucho en falta películas como VOS, y más reconocimiento al plantel de actores de "Tres dias con la familia" y "La vergüenza"... ay...

Saludos Javi!!
Rogelio