sábado, 4 de febrero de 2012

y otras fotos de Cary Grant maduro igual de sugerentes

Cary Grant no envejeció nada mal que digamos y conservó ese aire de seductor simpático, por no hablar de su elegancia innata que tampoco abandonó. Eso le hizo seguir recibiendo papeles de galán a sus 40 y 50 años cuando otros tienen que hacer ya de padres o incluso abuelos. En la película Con la muerte en los talones (1959) de Hitchcock eligieron para el papel de su madre a la actriz Jessie Royce Landis que era ¡menor que él! (ámbos nacieron en 1904, Cary en enero y Jessie en noviembre) y aún así realmente Cary Grant parecía perfectamente su hijo. El mismo Hitchcock tenía apenas unos 5 años más y también podía haber hecho su padre tranquilamente. En esa película ya contaba con 55 años y desarrolló un personaje que tenía muchas escenas de acción al estilo James Bond (de hecho se pensó en él para encarnar a 007) como la famosa persecución de la avioneta, la huida por el exterior de un edificio o la escena final en el Monte Rushmore. En Atrapa un ladrón (1955) también tenía ya más de 50 años y parecía realmente un ágil ladrón treintañero trepando por los tejados, amén de no desentonar para nada con su partenaire Grace Kelly que tenía unos 25 años menos, o sea la mitad justa. Mejor que tanto parlamento os dejo con unas cuantas imágenes que valen más que mil palabras.