martes, 25 de febrero de 2014

Ruth Lorenzo y las diversas polémicas de la Gala Mira quién va a Eurovisión


Ya tenemos representante para Copenhaguen 2014 y como siempre las redes echan humo con varias polémicas. En páginas y blogs se enzarzan eurofans contra eurofans, eurofans contra no eurofans, eurofans contra el mundo y el mundo contra eurofans. Pongamos un poco de cordura en esas disputas (o no, mejor echemos más leña al fuego, ja,ja):

1. La gala fue estupenda-La gala fue una mierda. Para los primeros estoy bastante de acuerdo en que por primera vez en muchos años se hizo algo digno. No fue un Melodifestivalen sueco pero por lo menos estuvo bien realizado, no hubo escándalos como los de John Cobra y en la selección se evitaron frikadas estilo Chikilikuatre o Karmele Marchante. Pero no todo estuvo bien: ¿Por qué un título que recuerde a "Mira quién baila" como si fuera publicidad subliminal? ¿Por qué poner esos videos familiares como si esto fuera "OT" o "La Voz"? Se quiso crear cercanía pero estábamos en un concurso profesional. Esos videos eran conversaciones de verdulería muy chabacanas. ¿Y lo de los regalitos en directo de los familiares para que los cantantes echaran unas lagrimitas? Parecía una promoción pepera de la importancia de las familias. Solo faltó que también dijeran "No al aborto"¡Qué vergonzoso! Señores, hagamos una gala musical y no "El diario de Patricia". Lo de la sirenita humana hablando por los codos (sin ninguna gracia) casi que ya no lo adjetivo.

2. El jurado era adecuado-¿Qué narices hacían allí esos falsos que han rechazado ir a Eurovisión? RTVE tiene todo el derecho del mundo de elegir a quien quiera y los que había no eran precisamente unos don nadie. Ni Mónica Naranjo, ni Merche ni David Bustamante irían ahora mismo a este certamen pero tampoco la mayoría de artistas consagrados. También es verdad que se podía haber elegido algo más variado e incluir también a algún productor musical, un crítico, algún experto en Eurovisión (como José María Iñigo), algún cantante no tan actual, algún estilista o especialista en marketing... Tampoco era necesario que pidieran perdón sin parar por sus votos. Eso me molesta muchísimo. Ya sabemos que es difícil pero más difícil es trabajar en una mina, así que no hace falta resobarnos por el hocico que se estresan mucho por hacer esa cosa tan dificilísima que es abrir la boca y decir "doce puntos".

3. El sistema de voto fue justo-Hubo tongo. Supongo que todo es mejorable pero desde hace un tiempo ya se dijo que Ruth Lorenzo era la candidata preferida y así ha salido. Algunos hablan de la gala como una farsa para maquillar que la elección estaba hecha. Si es así la verdad es que el jurado puso un poco de emoción porque los tres votaron por Brequette. Por cierto ¿Por qué Brequette se pronuncia Brigita? Es la primera vez que lo veo. Tampoco me gustó que se dieran puntos a todos. Se podía haber dicho que otorgaban la máxima puntación a Brequette (reservándose el resultado de puntos para un posible desempate) y no hacer pasar un mal trago a los tres últimos. Eso sí, diciendo por delante que habían estado maravillosos, estupendos y sensacionales pero en definitiva que se jodieran.

4. Brequette estuvo estupenda-Brequette tenía gastroenteritis. Aquí me decanto un poco por lo segundo. La canción era bonita pero ella cantó muy mal. Estuvo muy nerviosa y miraba siempre al suelo retorcida hacia abajo con las piernas abiertas como a punto de vomitar. Yo estuve toda la actuación en tensión e incómodo. Creo que eso no es bueno para un directo. Mónica Naranjo dijo algo así como que le revolvió el estómago y todo su interior con su soberbia actuación. Parece que no era una metáfora y que realmente le contagió la gastroenteritis. Así no merece ir al Festival.

5. Ruth estuvo maravillosa-Ruth es una gritona. Se defendió muchísimo mejor que Brequette y se le notó muy suelta. También es verdad que debería dejar mejor las subidas para el final. Esos gritos a mitad de la canción hacen que se llegue al clímax muy pronto y luego pierda espectacularidad la conclusión. Las canciones más gritadas y las baladas desgarradoras tuvieron algo de auge hace unos años pero las ganadoras de las últimas ediciones se basan más en la puesta en escena con voces normalitas sin grandes alardes (Emmelie de Forest, Loreen, Ell & Nikki, Lena Meyer, Alexander Rybak, Dima Bilan...) Para los defensores de Brequette hay que decir que su canción es "Quédate conmigo parte 2" y por tanto tampoco hubiera subido más que la de Pastora, y más sabiendo casi seguro que su actuación hubiera sido bastante deficiente. Si ya se puso nerviosa en esta gala de amiguetes imaginémonos el churro que haría en Copenhague.

6. Dancing in the Rain es muy buena-La letra es cutre y repetitiva. La letra es efectivamente de P-3 como se dice ahora (o parvulario para los de mi época). Pero las de los últimos ganadores también. La Euphoria de Loreen , por no hablar de la Fairytale de Rybak no resisten un análisis pormenorizado de su letra y hubieran sido muy adecuadas para el grupo Parchís. Además nosotros hemos ganado con el "La,la,la" y con "Vivo cantando ¡hey! vivo soñando, ¡hey!" Tampoco es que canciones míticas como el Waterloo de ABBA, el Save your kisses for me de Brotherhood of men, el Poupée de cire poupée de son de France Gall, el A-Ba-Ni-Bi de Izhar Cohen, el Puppet on a string de Sandie Shaw y un largo etcétera de Boom bang a bangs, Ding dinge donges o La det swinges fueran precisamente poesía pura. La mayoría de alumnos de primero de ESO harían mejores trabajos de composición. Así que una letra sencilla es en Eurovisión un valor añadido.

7. Ruth quedará bien-Ruth no se comerá un rosco. La cantante ya empieza a tener detractores porque dicen que se comportó como una diva. También se comenta lo contrario, que hizo un numerito cutre cuando se supo ganadora. En fin todo sea criticar (como estoy haciendo yo ahora también, por cierto). Ni con Ruth ni con Brequette se iba a ganar porque hay que contar con esa parte de politiqueo, que es muy lógica. Nosotros también votaríamos más a Colombia, Méjico, Argentina, Perú,Venezuela... si participaran. Seguro que nos haría más gracia ver artistas del estilo Shakira, Julieta Venegas, Ricky Martin o Carlos Baute que a otros desconocidos y que cantan en un idioma que no entendemos. Los escandinavos tienen más afinidad cultural con sus vecinos y es lógico que voten también a cantantes que les suenan más, lo mismo de los balcánicos, de todos los que antes formaron URSS... . Así estamos como estamos pero no hay nada que hacer.
También hay que decir para los que piensan que este politiqueo es siempre decisivo, que en estos últimos años no han repetido países (algo que sí pasó en los 90 con Irlanda o anteriormente con todas las francófonas: Francia, Mónaco y Luxemburgo que acumularon muchos triunfos en los 60 y 70). Han ganado ex-soviéticas sin repetir como Rusia, Ucrania, Letonia, Estonia o Azerbaiján y escandinavas como Finlandia, Suecia, Noruega o Dinamarca, pero también Serbia-Montenegro (y luego Serbia en solitario), Grecia, Alemania, Turquía o Israel. Aún así es verdad que la zona más occidental y central, salvo Alemania como excepción que confirma la regla, no se come un rosco últimamente (Portugal, España, Italia, Francia, Austria, Suiza, Holanda, Bélgica, Irlanda y United Kingdom llevan un tiempecito sin asomarse a los primeros puestos, salvo apariciones puntuales). Tampoco ciertos países sin muchos amigos alrededor como Hungría, Bulgaria o Polonia llevan un gran palmarés precisamente. Resumiendo: ese pretendido politiqueo no es siempre decisivo pero no puede obviarse que tiene su influencia. No seamos hipócritas.
Y también hay que aludir a que el Big-Five (United Kingdom, Alemania, Francia, Italia y España) tienen una especie de voto de castigo de los demás por pasar automáticamente a la final. Aquí Alemania vuelve a ser la excepción pero para una ocasión puntual que no ha vuelto a repetirse. Así que no nos esperemos que Ruth pase del puesto 10. Vamos, si no pasó Pastora difícil será que lo haga ella.

Quedarían todavía algunas polémicas más como que deberíamos retirarnos, que ahora no se debería gastar dinero en estas lides por estar en crisis, que este concurso está ya periclitado y pasado de moda... En fin, otro día profundizamos en estas y otras cuestiones, que ya se va a hacer demasiado larga la entrada.