sábado, 31 de enero de 2009

Película "El retrato de Dorian Gray" de Albert Lewin (1945)

Acaba de salir en dvd esta fascinante película de un director muy poco prolífico como Albert Lewin. Fue un "rara avis" en el Hollywood de la época por su erudición. Sus películas están salpicadas por referencias cultas y solo acometió unos pocos proyectos que le parecieron interesantes. De hecho solo firmó cinco filmes en solitario y otro en colaboración. El otro más conocido aparte del que nos ocupa es el espectral y poco entendido "Pandora y el holandés errante". No menos espectral y etéreo es Dorian Gray, basada en la novela del "mártir gay" Oscar Wilde. Una atmósfera de corrupción moral recorre el celuloide. Los juegos de ocultación de la personalidad evidencian la autoría novelística de un Wilde que, a pesar de su graciosa labia y su aparente despreocupación ante habladurias ajenas, tuvo que intentar adoptar una máscara social ortodoxa. En los famosos juicios que lo llevaron a la carcel, incluso trató de negar su homosexualidad hasta que ya se hizo evidente. La película plasma perfectamente todas esas dualidades (que un gay puede apropiarse sin que la película ni la novela traten de ello específicamente) Hurt Hatfield es el joven eterno, que no se prodigó mucho más en producciones taquilleras y que sí apareció episódicamente en innumerables series de la época como "Alfred Hitchcock presenta", "Robert Montgomery presenta", "Studio One" o en otras posteriores ya más mayor como "Suspense", "Bonanza", "Kojak", "Se ha escrito un crimen" o incluso en un episodio de "El coche fantástico". Le acompañan en Dorian Gray dos buenos actores como George Sanders y Angela Lansbury (con la que ya vemos que volvió a coincidir después en la mencionada "Se ha escrito un crimen"). Enigmática, inteligente, evocadora, morbosa y con ingredientes más que suficientes para hacerla altamente recomendable.