jueves, 29 de octubre de 2009

La novia era él (I was a male war bride, 1949) comedia de Howard Hawks

El tema del travestismo por necesidad de conseguir algo o engañar a alguien es muy antiguo en la historia del cine. Algunos de los primeros cómicos como Charlot ya utilizaron este recurso y luego ha tenido una gran referencia que casi todos conoceréis de la película Con faldas y a lo loco (Some like it hot, 1959) de Billy Wilder, con unos asombrosamente femeninos Tony Curtis y Jack Lemmon. Diez años antes, Cary Grant hace lo mismo para poder emigrar a Estados Unidos en el film protagonista de hoy. El resultado es más bien risible y evidentemente no parece una mujer pero no por falta de caracterización sino por exigencia del mismo guión ya que lo que se intentaba es exagerar una situación delirante en la que el personaje no puede viajar a ese país salvo que se acoja a una ley que afecta a esposas de militares, sin que se hubiera tenido en cuenta que la militar podía ser una mujer y por tanto el conyuge un esposo y no una esposa. Por lo demás, estamos ante un clásico de la comedia que de todas formas queda un tanto lejos de tres de las grandes del mismo director como La fiera de mi niña (Bringing up Baby, 1938) Luna nueva (His Girl Friday, 1940) o Me siento rejuvenecer (Monkey Business, 1952) e incluso también de otra más famosa hoy en día por contar con Marilyn Monroe como Los caballeros las prefieren rubias (Gentelman prefer blondes, 1953). Recordemos que Howard Hawks es uno de los grandes de todos los tiempos y además ha cultivado con igual éxito otras facetas como demuestran títulos de otros géneros como el cine negro, del oeste, bélico... La mayoría de sus películas nos suenan como: Scarface, Rio Bravo, Rio Lobo, Rio Rojo, Hatari, Sargento York, El sueño eterno, Tener y no tener, Bola de fuego, Ciudad sin ley, Todos los ángeles tienen alas, Su juego favorito...