jueves, 5 de noviembre de 2009

The music lovers (La pasión de vivir, 1970) de Ken Russell

Voy a escribir unas cuantas entradas sobre Tchaikovsky aprovechando el aniversario de la muerte del compositor que referí en el artículo anterior. En el caso de filmes sobre él, uno de los más conocidas en todo el mundo pero inencontrable aquí todavía en dvd es La pasión de vivir, traducción un poco sui generis de The music lovers. Su director es Ken Russell, un gran melómano que ha realizado numerosas biografías de músicos en formato de teleserie para la BBC. En el ya lejano 1970 se decide por una película para la pantalla grande sobre la vida del compositor ruso y lo hace con su habitual estilo morboso que le ha valido la fama de escandaloso para el público y de poco serio para la crítica. Mujeres enamoradas (1969) o Lady Chatterley (1993) adaptaciones del ya de por sí escandaloso escritor D. H. Lawrence y también Valentino (1977) Whore (Puta, 1991) Gothic (1986) Salome's last dance (1988) o La pasión de China Blue (1984) ejemplifican esa consideración de escandaloso, más bien por parte de críticos y público más reaccionarios y puritanos. Realmente en nuestra película de hoy se centra en los aspectos más crudos de la vida de Tchaikovsky, sobretodo con las escenas finales antes de su muerte y con la dura conclusión del manicomio donde acaba su mujer totalmente enloquecida. El cine es arte y como en pintura, escultura, literatura y demás artes siempre se suele poner el acento en las pasiones más desbordadas. Casi siempre son así las grandes obras maestras de cualquiera de ellas; por lo tanto no es una crítica válida el descalificar a alguien por poner ese acento en el aspecto más pasional de la vida de alguien. La homosexualidad del compositor está también presente aunque más sugerida que otra cosa, teniendo en cuenta el año de producción. En definitiva estamos ante un buen filme, tal vez un poco grandilocuente a pesar de la defensa hecha arriba, que merece ya una recuperación en dvd.