miércoles, 11 de mayo de 2011

Eurovisión 2011. Opinión sobre las eliminadas de la primera semifinal.

Dusseldorf 2011 promete ser uno de los mejores espectáculos de Eurovisión. El escenario, el aparato luminotécnico y la disposición de los efectos especiales han creado una imagen absolutamente espectacular. Sin duda será recordado por mucho tiempo. Lo que no será recordado es el primer round de la semana. No sé cómo habrán repartido los semifinalistas (por sorteo, claro) pero desde luego lo peor ha caído aquí. La mayoría de las favoritas en las apuestas para la mismísima final, dejando aparte Francia, Reino Unido y Alemania, se verán el jueves: Estonia, Bosnia, Suecia, Irlanda, Israel... De esta cita del martes solo aparecen en los primeros lugares de algunos top-10 Hungría y Azerbaiján y no muy arriba precisamente. Vamos ahora con las eliminadas.


ALBANIA presentó una canción con mucha fuerza vocal y Aulela Gaçe la defendió bastante bien. Dada la calidad de la noche pudo pasar pero tanto dramatismo no debió gustar demasiado. Con su maquillaje y su voz daba miedo por momentos. Recordaba un poco a Sertab Erener, antigua ganadora del evento. Tal vez no era muy adecuada para este evento (ver vídeo)



ARMENIA nos obsequió con uno de los bodrios de la noche. La horripilante Boom Boom de la cantante Emmy no gustó a nadie. Me niego a comentar más (ver vídeo)


PORTUGAL vuelve a desatinar por enésima vez en el Festival. Por una vez que no trae un aburrido fado (que no gusta nada al público de Eurovisión) se descuelga con esta frikada al estilo del Pavo Dustin o Chikiliquatre. Por Alemania ya los calificaban los Village People de segunda pero me parece que ni de quinta. Pretendían ser graciosos pero han dado pena y vergüenza ajena (ver vídeo, no me hago responsable, y además no es la actuación del martes) Es de las pocas que no he encontrado por internet curiosamente.


CROACIA apostó por algo ya no muy novedoso en el Festival como el cambio de vestuario mientras va cantando. La canción no era tan birriosa como alguna de las de arriba. Muy típica festivalera, no molesta al oído dada la calidad de esta semifinal pero tampoco nos perdemos nada con su eliminación (ver vídeo)


SAN MARINO escogió una buena voz y una canción de cierta elegancia pero este medio tiempo que no llega a ser una balada al uso ni tampoco una canción movidita se quedó en ese intermedio que no suele ser muy votado por los Eurofans. A mí tampoco me gustó mucho pero era una propuesta digna y , aunque lo repita, elegante. Su posición geográfica y área de influencia tampoco augura que este país pueda pasar algún dia a la final (ver vídeo)


MALTA es uno de los clásicos en los últimos tiempos del Festival pero el año pasado se quedó en las semis y reincide este año. El número musical era un tanto gay en la coreografía y en las poses del cantante pero parece que eso no ayudó a la hora de las votaciones. La canción era una de tantas festivaleras y recordó a muchas otras. Como he dicho con Croacia, no dañaba al oído ni a la vista pero tampoco nos perderemos nada. (ver vídeo)


No me hubiera importado que TURQUÍA estuviera en la final pero aquí se quedó. No me suelen gustar las canciones roqueras pero en este caso rompió un poco la monotonía de la noche. Quizás pecó de excesivo circo visual, con una contorsionista innecesaria. Visual y vocalmente le daría una buena nota pero yo no cuento para dar los pases (ver vídeo)


NORUEGA se columpió con una canción nada nórdica. Normalmente solemos criticar el excesivo localismo o folclorismo pero tampoco veo bien una propuesta que para nada tenga que ver con el país. El público así lo debió entender también y dejó de votar esta canción entre caribeña y africana más propia de Shakira y de eventos deportivos. (ver vídeo, no es el del martes)



POLONIA abrió la noche y marcó ya el bajo tono que nos esperaba. Música festivalera pero con un ritmo no especialmente atractivo. No me suscita más comentarios. Nosotros cerramos aquí y pasamos a reseñar las ganadoras en otra entrada (ver vídeo)